Escucha la Noticia

La activista rusa, Anna Dovgaliuk, lanzó en su cuenta de YouTube un video en el que promociona la lucha contra el “manspreading”. Esta mala costumbre consiste en abrir las piernas en los asientos del transporte público e impedir que otros usuarios puedan viajar de manera cómoda. La activista afirma en su publicación que miles de mujeres luchan a diario contra este mal hábito en todo el mundo, sin embargo, en Rusia, el problema no ha sido discutido en público.

“Se trata de una falta de respeto público hacia las mujeres y niños y es una vergüenza para la sociedad”, asegura Dovgaliuk antes de mostrar la solución a esta recurrente situación. Junto con sus coidearios, vertió una mezcla de agua con cloro a más de 70 pasajeros del metro de San Petersburgo. La acción fue justificada por la Youtuber ya que los sujetos estaban sentados con las piernas demasiado abiertas para “demostrar su machismo”.

La reacción de los cibernautas fue inmediata y acusaron a la activista de escenificar el material audiovisual. Incluso uno de los hombres que aparece en el video, Stanislav Kudrín, ha comentado que la producción fue montada. “Claro que es una escenificación. Esa sensación, cuando llegas a la filmación con dos pantalones extra, y te vas con un salario”, manifestó el joven.

 

CALIFICA LA NOTICIA