Escucha la Noticia

El borrador de la nueva Constitución cubana omite la construcción del comunismo dentro de la isla, reconoce la propiedad privada y deja abierta la posibilidad de practicar el matrimonio homosexual. Este giro de 180 grados mantiene al Partido Comunista como la fuerza más representativa, sin embargo, el cambio radical es una señal de avances para los cubanos.

Una vez que el borrador sea revisado en su totalidad por los legisladores que conforman la Asamblea Nacional, el documento será presentado a la ciudadanía para que sea aprobado en el marco de una consulta popular. “Eso no quiere decir que renunciemos a nuestras ideas, sino que en nuestra visión pensamos en un país socialista, soberano”, dijo Esteban Lazo, presidente de la Asamblea.

CALIFICA LA NOTICIA