Escucha la Noticia

Las clases de sexualidad y atracción en Cartagena, Colombia, fueron copadas por más de 250 jóvenes que buscaban un mejor futuro en las manos de “La Madame”, Liliana Campos Puello. La “profe” reclutaba a sus estudiantes en las calles de la ciudad amurallada olvidando por instantes que muchas de ellas no tenían edad para cursar por su exigente malla curricular. La niñas tenían entre 14 y 17 años.

El curso, que debía ser tomado de manera presencial para satisfacer a los más obscuros paladares, consistía en realizar talleres en yates privados con fiestas y orgias que incluían una demostración de cómo tratar a la clientela en caso de que el éxtasis también zarpe hacia el océano. Es así como se popularizó el video “Enseñando a las empleadas” en el cual la estrella de la clase enseña a sus alumnas a practicar sexo oral a sus clientes. El escándalo sacudió Colombia y las autoridades determinaron mediante investigaciones que las chicas eran sometidas a un sistema de trata de blancas que no recibían paga hasta el día de la graduación. En el caso de que ejercieran la prostitución de manera profesional, la Madame cobraba a los clientes USD 1040 la noche mientras que las trabajadoras recibían USD 340.

Ahora, la catedrática y empresaria del sexo colombiano pasará a dictar clases en la cárcel. La Policía de Colombia capturó a la Madame y a otras 17 personas que integraban una red de prostitución de menores. En el operativo también apareció involucrada personal militar de las Fuerzas Armadas de Colombia.  

CALIFICA LA NOTICIA