Escucha la Noticia

A pocas horas de que la capital avance a una nueva fase de convivencia –de semáforo rojo a amarillo-, las autoridades aseguran que la capacidad hospitalaria responderá de manera eficaz a la crisis sanitaria, aunque médicos temen desbordamiento de casos en Quito que sigue en lo alto de la curva de contagios de covid-19.

A partir de este 3 de junio, Quito dará paso al semáforo amarillo, ampliando los horarios de productividad y flexibilizando la circulación vehicular y la actividad comercial. Para ello, y considerando que en la ciudad se registran más cien casos diarios de coronavirus, el Ministro de Salud, Juan Carlos Zeballos, indicó que estarán disponibles nuevas Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para covid-19: habrá 24 camas en el Hospital Enrique Garcés y 13 en el Hospital Pablo Arturo Suárez. “Tenemos una capacidad adecuada como para recibir pacientes, estamos preparados”, citó.

Zeballos aseguró que implementaron áreas móviles y puestos para tratamiento de pacientes críticos en varios centros de salud, además del hospital temporal ubicado en el Parque Bicentenario, todos estos disponen de espacio suficiente, según autoridades; sin embargo, los directores de los hospitales asegura que están saturados de pacientes y que la preocupación crece por la posible alta demanda de atención, a poco de dar el paso a amarillo y aún con registros altos de contagios de covid-19 en el DMQ.

CALIFICA LA NOTICIA