Escucha la Noticia

El partido de vuelta entre Santos de Brasil e Independiente de Avellaneda quedó suspendido al minuto 77 tras la gresca que provocó la hinchada brasileña.  El compromiso era parte de la ronda de octavos de final de la Copa Libertadores. Los fanáticos interrumpieron el encuentro en los minutos finales del segundo tiempo, lanzaron petardos a la cancha e intentaron ingresar al gramado del complejo.

La ira de los hinchas se desató al ver que su equipo no podía igualar la serie. El cuadro paulista necesitaba tres goles para empatar al Rey de Copas de Argentina, a pesar de que en el partido de ida terminó con empate a cero a cero. La Confederación Sudamericana de Fútbol otorgó la victoria a los rojos ya que Santos utilizó una alineación indebida en ese encuentro. El Tribunal de Disciplina actuó y recordó que “cualquier equipo que sea responsable”, de este acto, “se considerará como perdedor de ese encuentro por 3-0”.

Por ahora la Conmebol analiza una nueva sanción para Santos que quedó eliminado de la edición de la Copa Libertadores 2018.

 

CALIFICA LA NOTICIA