Escucha la Noticia

Este viernes, cerrando la séptima jornada de las Eliminatorias Sudamericanas, Ecuador cayó en su visita a Brasil por dos goles a cero. Los dirigidos por Alfaro hicieron un inteligente juego desde lo defensivo, pero pagaron caro sus propios errores.

El inicio de Ecuador en las Eliminatorias Sudamericanas ha sido bastante bueno. De cuatro partidos disputados el año pasado, el cuadro nacional ganó en tres de ellos y salo cayó en su visita a Argentina. Sin embargo, había pasado mucho tiempo desde la última presentación oficial y, este viernes, se volvía al ruedo.

Con algún salto en el calendario, por la imposibilidad de jugar las Eliminatorias en marzo pasado, se decidió relanzar el torneo con la séptima fecha. A Ecuador le correspondía visitar a Brasil, el líder del torneo, con puntaje perfecto y un rendimiento bastante bueno hasta el momento.

El juego, disputado en Porto Alegre, fue bastante intenso, con un Brasil que, como se esperaba, tomó la responsabilidad del juego ofensivo, y un Ecuador que se dedicó a controlar el juego rival y mantener el arco en cero, casi olvidándose de gestar jugadas de riesgo.

El plan defensivo de Alfaro se mostró bastante sólido y estaba resultado bastante bien. De hecho, el primer tiempo terminó empatado sin goles, prácticamente sin llegadas claras de los brasileños, salvo un par de intervenciones de Domínguez.

Para la segunda parte, el trámite se mantuvo en esencia. Brasil era el equipo que tenía la iniciativa, campo y pelota a su favor, pero no lograba llegar con claridad. Ecuador se defendía bien y estaba ordenado en el fondo, pero en ataque era nulo lo que hacía.

Sobre los 65 minutos se abrió el marcador. Arreaga recuperó un balón en el borde del área, pero el control que hizo no fue bueno y esto posibilitó una rápida recuperación brasileña con el jugador fuera de posición. Neymar controló y habilitó por izquierda a Richarlison que, al verse solo, sacó un remate al primer poste en el que Domínguez no reaccionó adecuadamente y la pelota terminó en el fondo.

Se abrió la cuenta y, con esto, Brasil pudo sostener mejor el resultado y el trámite, ante un Ecuador que seguía dubitativo para generar fútbol. El plan inicial se le cayó a Alfaro y el grupo no podía responder adecuadamente para buscar el empate.

Brasil se fue conformando de a poco con el resultado, y no la pasaba mal en defensa. Los minutos iban pasando y las opciones no llegaban para ninguno de los dos. De hecho, el partido fue tonó brusco en algún momento y las amarillas empezaron a repartirse, con el hecho de que el arbitraje fue bastante discreto.

Ya en los adicionales, tras la revisión del VAR, el juez cobró un penal a favor de Brasil por falta de Preciado. Neymar ejecutó mal en primera instancia y el meta Domínguez atajó el tiro, pero el juez a instancias del VAR decidió repetir el tiro debido a un mínimo adelantamiento del arquero ecuatoriano. En su segunda oportunidad, Neymar no falló y se amplió la diferencia.

El triunfo fue justo para Brasil, más allá de ciertas decisiones arbitrales. Ecuador planteó un partido para sacar el empate y, al caerse el plan inicial no supo reaccionar para buscar algo en ofensiva.

De todas formas, con el resultado, Brasil se sostiene como único líder del certamen al sumar 15 puntos en 5 partidos. Ecuador no pierde la tercera posición con 9 unidades. El martes será el próximo reto ecuatoriano, contra Perú en Quito.

Fuente Gráfica: Diario El Universo

CALIFICA LA NOTICIA